Del farol a la lámpara.-

En 1912-13 Ibarra no gozaba de energía eléctrica, por lo cual el Municipio había dictado una ordenanza, que obligaba a los propietarios de inmuebles urbanos, a colocar un farol en las puertas y ventanas de sus casas de 7 a 9 de la noche. Así se alumbraba a la ciudad. 

En 1914 se suscribió el primer contrato de provisión de luz eléctrica, entre la Comisión especial designada por el Concejo del Municipio de Ibarra y don Jacinto Pancheri, un hermano salesiano italiano que conocía de mecánica. En ese tiempo los habitantes de Ibarra vivieron meses de expectativa ante la noticia que pronto funcionaría una planta eléctrica y una noche de 1915 por primera vez  se prendió un faro con energía eléctrica en la ciudad, fueron momentos históricos para ciudad, muchos gritos y cantos de alegría, debió ser algo inimaginable. En la ciudad blanca definitivamente se apagaron los faroles, velas de cebo y espermas de parafina y se prendieron las primeras lámparas eléctricas.  Esta primera central hidroeléctrica fue construida junto al puente del río Tahuando.

En 1920 el periódico el Ferrocarril del Norte publica que los nuevos propietarios de la central son los señores Honorio Gómez de la Torre y Javier Mukarsel y le denominan a la central Empresa Hidroeléctrica San Miguel. 

En 1925 jóvenes empresarios ibarreños de nombres: Manuel Almeida Terán, Iván Endara Torres y Honorio Gómez de la Torre traen de Europa equipos para hacer una nueva central y mejorar la calidad del alumbrado de la ciudad, con el crecimiento de la ciudad trajeron un segundo equipo, (aquí es importante indicar una anécdota, dicen que era más barato traer los equipos de Europa a Guayaquil, que de Guayaquil a Ibarra por los pésimos y peligrosos caminos); pero empezaron varios conflictos con el Municipio de Ibarra; los empresarios propusieron el cobro de mil cien sucres mensuales por el servicio eléctrico, pero el Municipio máximo quiso pagar 600 sucres; al no llegar a acuerdos entre las partes  y después de tantas demandas y juicios, casi se termina el contrato de concesión de luz eléctrica con el Municipio; pero la ciudad no se podía quedar sin luz eléctrica y resuelven que de los mil cien sucres, 600 pagaría el Municipio y los demás pagaría el pueblo, finalmente aceptaron los habitantes, pues ya que no querían regresar a las románticas épocas de los faroles. Cabe recalcar que en ese momento mensualmente el Municipio tenía un presupuesto de 2.000 sucres.

En 1935 el Municipio de Ibarra consideró que una planta eléctrica sería muy importante para dar un buen servicio de energía a la ciudadanía y además obtener lucro, por lo que lograron una asignación de 100.000 sucres por parte del Presidente José María Velasco Ibarra para la instalación de una planta eléctrica del Municipio, la que se construyó sobre el puente del Río Ambi, sector Hoja Blanca. Posteriormente el Gobierno Supremo de Federico Páez, dona 170.00 sucres para continuar con la construcción de la planta eléctrica municipal. En 1940 se inaugura la Planta Eléctrica Municipal. El Presidente de esta hidroeléctrica fue el Dr. Agustín Rosales y el primer gerente el Sr. Carlos Vega. 

El Municipio de Ibarra creyó que con la Empresa Eléctrica Municipal se obtendría buenos réditos económicos para el Concejo, pero todo fue un fracaso, no tenían personal técnico adecuado  para administrar la planta, esto llevó a la empresa  a la ruina económica, no producía ni para el pago de sus empleados, para colmo en 1942 hubo una gran creciente del Río Ambi y ocasionó graves perjuicios económicos. Hasta solucionar esto El Concejo Municipal de Ibarra obtuvo energía eléctrica de la Fábrica Imbabura de Antonio Ante para proveer de servicio a la ciudad. 

Con el objeto de mejorar la situación financiera, en 1947 El Concejo Municipal crea la Empresa Eléctrica y Funeraria y nombra como gerente al Sr. Federico Larrea, se instala un segundo grupo hidroeléctrico de 308 KW de la casa alemana Max Muller en la central Hoja Blanca. Con la contratación de ingenieros y la experiencia que van obteniendo los trabajadores la situación financiera va mejorando, sin embargo para mantener y completar los equipos de las centrales se tiene que seguir realizando importantes inversiones.

En la década de los años 50, el servicio eléctrico ecuatoriano se encontraba diseminado en muchas empresas pertenecientes a las Municipalidades del país, con infraestructuras aisladas, limitadas y obsoletas, que solo permitían servir a un 17% de la población.

En 1959 se crea la Empresa Eléctrica y de Riego S.A. con un capital de 16 millones 335 mil sucres, aquí ya se cuenta con una junta general de accionistas, directorio, presidencia, gerencias, auditor. Entre los accionistas constaban: 

Dr. César Venalcazar, Alcalde de Ibarra.

Sr. José Vásquez Merlo, del Sindicato de Choferes.

Sr. Luis Ortiz, de la Cooperativa Unión de la Cruz

Sr. Gonzalo Rosales, del Centro Agrícola del cantón.

 

Accionistas Particulares:

Sr. Amador Dávila

Sr. Gustavo Almeida

Dr. Hugo Jáuregui

Sr. Hernán Daza

Sr. Jorge Guerrón

Sr. Alberto Enríquez

Sr. Ezequiel Rivadeneira

Sr. Renato Portilla

Sr. Elías Castelo

Sr. Joaquín Sandoval.

 

El directorio para mejorar las condiciones de servicio adquiere el grupo a diesel blakstone de 316 KW. a Electro ecuatoriana por el valor de 610.000 sucres.

En 1960 se compra el terreno para la construcción de la central diesel y actual bodega general.

En 1963 ingresa como mayor accionista de la Empresa el Estado con el Instituto Ecuatoriano de Electrificación INECEL, y sale la Caja Nacional de Riego, con lo cual se crea la Empresa Eléctrica Ibarra S.A.

En 1963 se aprobó la construcción del edificio de la Empresa en Ibarra en la calle Borrero y Chica Narváez, el costo fue de 370 mil sucres. El edificio se terminó en el año 1966.

En 1967 se termina la línea Cotacachi Ibarra.

En 1968 se instala dos grupos eléctricos de 4.000 KW cada uno.

En 1971 se inaugura la nueva planta hidroeléctrica el Ambi, se nombra generante general al Ing. Luis Iturralde.

En 1973 se ejecuta la integración regional del norte, la Junta General de Accionistas aprueba la absorción o fusión de la Empresa Eléctrica Montufar, Tulcán e Ibarra S.A.

 

EMELNORTE S.A.

 

El 25 de noviembre de 1975 se constituye la EMPRESA ELECTRICA REGIONAL NORTE S.A. EMELNORTE, como principal accionista el INECEL y las empresas eléctricas de Ibarra, Montufar y Tulcán, incluyendo todos sus activos y trabajadores, como gerente encargado se nombra al Dr. José Albuja Chávez.

Posteriormente fueron ingresando como accionistas todos los municipios y consejos provinciales del norte del país.

En 1973 y 1975 mediante decreto supremo se creó el Programa FERUM, con el objeto de electrificar las zonas rurales y urbano marginales del país con fondos del estado, el cual se mantiene hasta ahora y ha sido fundamental en el desarrollo y servicio de energía eléctrica para todas las poblaciones del país.

Con la creación de INECEL en 1.961, el sistema eléctrico ecuatoriano toma un giro protagónico en el desarrollo económico y social de la nación; se estructura el primer plan maestro de energía eléctrica, cuyo objetivo fundamental era: integrar, normalizar y masificar la cobertura de este servicio.

Durante los años setenta y parte de los ochenta, con el “boom” petrolero que vivió el país y el consecuente acceso al crédito internacional, se ejecutaron megaproyectos de equipamiento en las áreas de generación, transmisión y distribución.

Esta inversión a la postre, es la que mantiene actualmente con energía al país y ha permitido que el índice de población servida alcance aproximadamente un 80%.

La Empresa Regional Norte S.A "EMELNORTE S.A." está constituida por accionistas ecuatorianos. Los accionistas de conformidad con la Ley, son todos y cada uno de los organismos seccionales; esto es, los H. Consejos Provinciales y los I. Municipios de la zona de servicio. Además, la empresa tiene como accionistas particulares a ciudadanos Ibarreños. Su principal domicilio está en la ciudad de Ibarra y tiene establecidas sucursales, agencias y oficinas en todos los cantones de las provincias de Imbabura, Carchi y Norte de Pichincha.

EMELNORTE de acuerdo a los estatutos de 1.984, contó como accionistas al INECEL, Consejo Provincial del Carchi, Los Municipios de: Ibarra, Tulcán, Montufar, Espejo, Mira, Otavalo, Cotacachi, Antonio Ante, Pimampiro, Cayambe, Pedro Moncayo, Sucumbios, Centro Agrícola de Imbabura, Cooperativa Unión de la Cruz, Sindicato de Choferes y personas particulares a los señores: Eduardo Almeida, Hernán Daza, Alberto Enríquez, Jorge Guerrón, Luis Iturralde, Renato Portilla, Hugo Jáuregui, Joaquín Sandoval, Elías Castelo y Amador Dávila.

La Empresa Eléctrica Regional Norte, es una de las 19 empresas eléctricas nacionales, cuya misión fundamental consiste en la distribución y comercialización de energía eléctrica, en un mercado cautivo, conformado por consumidores industriales, comerciales y residenciales, asentados en las áreas urbanas y rurales de las provincias de Imbabura y Carchi, así como en los cantones de Cayambe y Pedro Moncayo de la provincia de Pichincha y en el cantón Sucumbíos de la provincia del mismo nombre.

En 1999 las acciones del ex INECEL, pasaron a nombre de la entidad estatal Fondo de Solidaridad, que era el accionista mayoritario de todas las empresas eléctricas del país, se incorporaron como accionistas a los Consejos Provinciales de Imbabura, Pichincha, Sucumbíos, Municipios de Bolívar, Urcuquí y otras personas particulares. 

Desde el año 2008 empieza la transformación del país, se inicia con la nueva Constitución de la República del Ecuador, aprobada mediante referéndum por el pueblo ecuatoriano y en vigencia desde el 20 de octubre del 2008.

El 16 de octubre del 2009 se aprueba la Ley Orgánica de Empresas Públicas, mediante la cual se dispone la transferencia de las acciones de todas las empresas públicas que eran del Fondo de Solidaridad al Ministerio de Electricidad y Energía Renovable. El 2 de diciembre del 2009 se formalizó el traspaso de la acciones por el Ab. Patricio Vintimilla Loor, Liquidador del Fondo de Solidaridad.

En el numeral 2.2.1.5 de la Ley de Empresas Públicas, determina que EMELNORTE S.A., hasta que se expida el nuevo marco jurídico del sector eléctrico, seguirá operando como compañía anónima regulada por la Ley de Compañías, exclusivamente para los asuntos de orden societario. Para los demás aspectos tales como el régimen tributario, fiscal, laboral, contractual, de control y de funcionamiento de las empresas se observarán las disposiciones contenidas en esta Ley.

 

Contáctanos

Juan Manuel Grijalva 654 entre Simón Bolívar y José Joaquín de Olmedo

Ibarra - Ecuador